Seleccionar página

Skarlet Castro

4 noviembre, 2020

Muchas veces nos preguntamos ¿Porque es tan difícil hacer un cambio? ¿Por qué se me dificulta tener una transformación verdadera en mi vida? Y la respuesta es LA MENTE. No es que no queramos, es que tenemos demasiados condicionamientos conscientes e inconscientes que nos impiden generar cualquier cambio.

Un tema que realmente me apasiona es el del funcionamiento de nuestra mente y su impacto en nuestras actitudes y comportamientos. Este ha sido un area de investigación y práctica personal, con el fin único de saber ¿Por qué tengo determinados impulsos, casi fuera de mi control? 

Al principio fue toda una odisea. Estudié la carrera de psicología para aprender más sobre esto, he hecho varios cursos, leído cientos de libros y hoy sigo descubriéndome, puede que me vaya de este plano, sin haber conocido al 100% el más bello misterio que tenemos en nuestra cabeza, los seres humanos. LA MENTE.

Existe una frase de la que desconozco el autor “Como es arriba es abajo, como es dentro es fuera”. Para referirse a que todo en el universo está estrechamente relacionado entre sí. Nuestra mente controla todo lo que hacemos y dejamos de hacer, su profundidad y conocimiento superior es infinita. Entonces, si como es dentro es fuera, ¿La realidad que veo está siendo reflejada por lo que existe en mi mente consciente e inconsciente?

Hay teorías que lo afirman, por mi parte en el trabajo diario conmigo y con otros lo sigo afirmando día a día. Basta con que tengas un pensamiento negativo o que no esté en completo orden con lo que eres como ser, para que se active en tu organismo una serie desencadenante de sensaciones, emociones, es decir, ese solo pensamiento provoca que se altere tu respiración, que tu estado emocional se modifique por completo y como consecuencia tengas actitudes que limiten tu vida.

Son esos bloques de pensamientos poco gestionados, los que provocan que sigamos repitiendo experiencias. Estos hacen que perdamos control de nuestras reacciones ante cualquier situación y que no generemos esa transformación verdadera.

un ejemplo sencillo para describir esta activación de pensamientos negativo automáticos sería, cuando tienes un día estupendo en tu trabajo y llegas a tu casa, encuentras desorden, nadie hizo la tarea, nadie se encargó de la cena ¿Piensas antes de actuar o simplemente reaccionas?

Esa reacción automática, viene dada de un pensamiento instaurado en tu mente, un condicionamiento que hace que un hecho como ese destruya tu felicidad. Parece mentira, pero así funcionamos. Existen 2 factores que impulsan estos pensamientos y actitudes que tenemos.

  1. La Adaptabilidad

Esto no es más que la manera en como te adaptas al medio ambiente donde estás. Esa adaptabilidad es completamente inconsciente, no la controlamos, es la que nos protege en caso de peligro, son esas reacciones naturales que generan de forma inmediata un movimiento corporal involuntario o desencadena una emoción ante una situación sea la que sea.

Nos adaptamos desde que nacemos. Nos adaptamos a nuestros padres, al entorno familiar y vamos aprendiendo que podemos ser más felices si no vamos en contra de lo que la familia propone. Así mismo, ocurre a nivel social, a medida que lo vamos conociendo no adaptamos a cómo funciona el sistema. A cierta edad sabemos como ser en nuestra familia y sociedad para ser aceptados y todo lo que esté fuera de ese orden hace que me sienta culpable o que experimente sensaciones de rechazo o no pertenencia a la tribu.

La llamada Adaptabilidad también es la que nos lleva al foso de la zona de comodidad. ¿Quién no ha estado allí? Hablo de cuando se convierte en un verdadero foso, no cuando es natural y no necesitamos ningún cambio porque decimos “como estoy estoy bien”. Ambas son actitudes producidas por ese factor tan determinante.

Al querer generar un cambio en tu vida, intentas todo. Buscas maneras, pero nada parece ser suficiente, ¿Por qué? Porque existe esa fuerza inconsciente que te tira a seguir cumpliendo todos los deseos que los demás tienen sobre ti. Lo hacías sin reprochar de pequeño ¿Recuerdas?

¿Te suena? Allí está esa reacción, esa actitud en la que nos vemos atrapados de manera inconsciente y que nos impide generar cambio radicales en nuestra vida.

2. Las memorias personales

Otro motivo por el que no hacemos un cambio real son las memorias personales. Es esa parte de nuestra mente donde se encuentran alojadas todas las memorias ancestrales y memorias de esta experiencia física. Todo lo que has vivido desde el nacimiento, lo que te gusta, lo que rechazas, tus experiencias de dolor y alegría, etc.

Este factor es un punto ciego en la mayoría de los casos. Una persona puede darse cuenta en cómo se ha adaptado a diferentes situaciones en su vida. Pero es muy difícil reconocer de manera intelectual ciertos comportamientos, si estos no vienen del medio ambiente en el que nos hemos desarrollado.

Digamos que esta es la base por la cuál hacemos cambios a medias, y siempre queda algo pendiente por resolver. Es ese punto ciego, que viene de nuestra historia familiar. Las acciones de nuestros ancestros determinaron algunos de los comportamientos que tenemos. Si logramos reconocer el origen de un patrón de comportamiento el cambio puede hacerse de manera radical, de lo contrario seguiremos haciendo trocitos de cambio por el resto de nuestras vidas.

Personalmente estos puntos ciegos los he ido trabajando a través de las Constelaciones Familiares. Estas me han permitido abrir los ojos ante aquellas actitudes que no entendía y seguía repitiendo sin querer. Ese no saber por qué eres de una manera u otra en ciertas situaciones, viene de las memorias antiguas alojadas en tu mente profunda e inconsciente.

Mi invitación sobre este factor, es que empieces a observar esas memorias que vienen de tu pasado familiar, hacerlas conscientes. Así poder liberarte de las limitaciones que están fuera de tu control.

Hasta aquí este artículo de mi desafío personal #365escribiendo

Déjame un comentario aquí abajo o en mis redes sociales. Gracias por seguir acompañándome en esta aventura. Suscríbete a mi newsletter y recibirás a partir de esta semana todas las actualizaciones de mi blog, así no te perderás ningún artículo. El área de suscripción está al final de esta página.

Te abrazo desde éste EL RINCÓN DONDE ESCRIBO.

Con Amor,

Skarlet

Quizas también te interese leer…

Tus acciones te definen

Tus acciones te definen

Los hombres buenos y malos a menudo lo son menos de lo que parecen. Samuel Taylor Coleridge Nuestras acciones definen lo que somos, esto puede sonar...

No te has fallado

No te has fallado

Cuando empezamos un proyecto, naturalmente, sabemos cuál es el resultado que queremos y tenemos una hipótesis del camino que vamos a tomar, pero no...

2 Comentarios

  1. Patricia

    Excelente análisis, gracias por tu aporte de luz… Deseo que la certeza este siempre presente.

    Responder
    • Skarlet Castro

      Gracias a ti también Patricia, por leerme.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies