Seleccionar página

Que nada te robe La Paz

Skarlet Castro

4 enero, 2021

Que nada te robe La Paz. Esta es una frase que no entendí sino hasta que empecé mi camino de crecer personal y espiritualmente. Comprendí que nada tiene el poder de arrebatar de mi corazón la plenitud de estar en paz, conmigo, con lo que soy, con lo que tengo, con lo que recibo y lo que doy.

¿Cuantas veces permitimos que cualquier situación llegue a invadir esos momentos de plenitud? Sea cual sea la situación, le damos entrada. Hablo no solo de momentos difíciles o de pensamientos insanos. Hablo también de alegrías externas, euforias colectivas y todo lo que llegue a ti a sacarte del momento presente.

Esto es algo que está ocurriendo actualmente en el mundo, cualquier estimulo puede llegar y casi sin darte cuenta le entregas todo tu poder. Te digo todo esto, porque cada día sigo trabajando en ello. Hay momentos en los que si no estoy atenta, si no estoy en el presente, automáticamente entrego mi atención y poder a todos estos impulsos externos. Lo bueno es que he aprendido a pillar a mi ego cuando toma las riendas de mi vida y en absoluta decisión me enfoco en recuperarla y volver a mi centro.

A ratos todo esto suena un poco romántico o dramático según sea la perspectiva desde donde leas este texto. Pero, en cuestiones de conocerse como ser humano, es imposible no inmiscuir todas esas palabras intensas, profundas, que parecen no decir nada y que lo dicen todo.

Que nada te robe La Paz. Repetir siempre es bueno, puede que en algún momento podamos, no solo entender, sino comprender lo que esto significa. ¿Y qué puede significar? No significa nada porque solo son palabras, ¿Que significado le das ahora mismo a esa frase? ¿A qué lo relacionas? Podría bombardearte de preguntas, acerca del significado que se le puede dar a esta sencilla frase, pero creo que es mejor ilustrar un poco la situación.

Muchas veces, exageramos con el significado que le damos a las cosas, situaciones o personas que están en nuestra vida, esto nos controla, nos roba la paz y nos quita el poder. Por ejemplo: ¿Te ha pasado que tienes una amistad a la que adoras y de pronto desaparece de tu vida sin razón alguna? Te sientes devastado, confundido, triste y abandonado. ¿Qué crees que pasó allí? Le entregaste el poder a esa amistad, para ti significaba más de lo que te valoras a ti mismo y simplemente, esa amistad, se convirtió en un ladrón de tu paz, o dicho en otras palabras, lo convertiste en un ladrón de tu paz.

Así puedes pasar días, semanas, años, en la misma situación preguntándote ¿Por qué, por que? Hasta que decides recuperar tu paz, dejar eso en el pasado, liberar tu mente de toda arrogancia por quedarte sumergido en el ego que grita dentro de ti ¡sigue buscando los por qué!. Esto aplica para toda situación.

A ver, debo confesar que esta historia de la amistad me ocurrió, hasta que comprendí que una amistad no puede significar más de lo que mi paz significa para mi, o de lo que mi SER significa para mi. De esto ya hace algunos años, y me costó muchísimo recuperarme, me dolía el corazón cada vez que pensaba en aquella amiga o en lo que era esa amistad. Y tal como lo cuento tardé aun par de años para recuperar mi paz ante esa situación.

Por esa razón, hoy te escribo esto; piensa en aquello que sabes que te está robando la paz. Puede que sea la situación mundial, económica, alguna relación con una persona a la que le has dado excesivo significado. Solo piensa en eso y di en tu mente “Recupero mi paz, esta situación ha dejado de tener una gran significado en mi, recupero mi poder y sé que esto y cualquier cosa significa menos de lo que creo”.

Cada vez que caes impulsivamente en rabia, agresión, miedo o tristeza, explora la magnitud del significado que le estás dando a esa situación. Eres la única persona con el poder para agrandar su significado o hacerlo pequeño, tanto, que deje de apoderarse de tu ser. Que nada te robe La Paz.

Otra cosa en la que perdemos nuestra paz y tiempo, es en el sobre análisis de las situaciones. Esto nos pasa, en su mayoría a las personas que entran en un estado de despertar de consciencia. Parece que cualquier cosa que nos pasa, “pasa por algo” y no nos quedamos quietos hasta encontrar ese algo. Conozco muchos así, ¿Por qué me pasó esto? “Quiero entender” o ¡Ah, si me pasó fue porque a mis ancestros les pasó!

¿Te suena? A mí si, por eso me incluyo.

Analizamos sin cansancio, hasta dar con la respuesta, y esto a parte de robarnos nuestra paz, exalta una aparente sensación de control sobre las situaciones naturales de la vida. Que sí, muchas cosas tienen sus porqué, pero en algunos casos no podemos forzar las respuestas y permitirnos el fluir ante lo desconocido. Y solo cuando alcanzamos ese estado de neutralidad, de aceptación, que no está bajo nuestro control lo que está pasando, daremos paso a la compresión desde el corazón y las respuestas llegarán por si solas.

¿Qué estás hurgando más de la cuenta? ¿A que situación le estás entregando tu atención absoluta en busca de respuestas? ¿Y tu paz?

¡Gracias! Esto ha sido todo por hoy, te abrazo en la infinitud de lo que significa para mí que me leas y la paz que me da saber que a través de mis palabras una luz se encenderá en tu corazón. 

Si quieres comentar algo escríbeme a elrincóndondeescribo@gmail.com, también puedes dejar tus comentarios aquí o en mis redes sociales.

Desde este “EL RINCÓN DONDE ESCRIBO

Con Amor,

Skarlet 

0 Me gusta

Quizas también te interese leer…

La hoja en blanco

La hoja en blanco

Muchos de nosotros tuvimos esta sensación ayer y no es para menos. ¿Cuantos deseaban el final del 2020? Acabar con ese libro, terminar ese camino,...

leer más

1 Comentario

  1. Lilian

    Cuanta razón tienes mi querida Skarlet me siento muy identificada en tus palabras.. Nada ni nadie ha de robarnos nuestra tan apreciada paz. No es nada fácil a veces lograrlo ya que requiere un gran trabajo volver a nuestro centro pero es fundamental a mi punto de vista estar siempre consciente de ello y de las situaciones y trabajarnos profundamente para no perderla o perdernos a nosotros mismos. La vida nos sorprende a cada momento.. Gracias por ser esa luz en el camino. Gracias amiguita dios te bendiga.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies