Seleccionar página

Esta es una reflexión muy personal sobre la muerte y la vida. Pienso que, en realidad muchas personas tientan a la muerte por su enorme miedo a vivir. ¿Se puede tener miedo a la vida y coquetear con la muerte?. Muchas personas lo hacen, irrespetan a la vida a través de adicciones, vicios, actos desagradables, actitudes destructivas tentando a la muerte, para luego decir que temen morir.

¿Es cierto esto que digo? 

Para algunos, puede ser un poco raro leer de mí este tipo de escritos. Pero es lo que pienso sobre la manera en cómo vive la mayoría de los seres humanos. Por alguna razón deben recordarse que la muerte baila entre nosotros “celebrando” días como Halloween o el día de los muertos. Haciendo una fiesta inconsciente del grito del alma, que pide respeto por la vida y la muerte.

Sí, no estoy de acuerdo que días así se celebren, ni mucho menos que se usen a los niños para exaltar el rito a la energía oscura del universo (tal vez por eso tenga tanta fuerza en nuestra sociedad). Siendo un poco radical, soy de las que no celebra estos días, a la muerte le tengo un profundo respeto porque de ella también vengo y a los muertos los honro cada día de mi vida, con lo que soy, entre errores y virtudes que tengo. Busco ser cada vez mejor persona, haciendo de mi vida algo diferente, de lo que mis ancestros hicieron con la de ellos.

Esa honra a nuestros muertos no se hace un día al año llevando flores al cementerio. Se hace en el día a día, con nuestras acciones, con la manera en cómo tomamos la vida. Ellos ya murieron y creo profundamente en mi corazón que viven en mí, en mis genes, en mi sangre y a gran parte de ellos los veo a través de mis ojos en el espejo. Y sí, hoy les enciendo velas e iría al cementerio si viviera cerca de donde yacen. Pero esto no lo haría solo hoy, lo hago casi cada día, porque los vivo en mí.

Personalmente, creo que la muerte es positiva ¿Acaso no hemos muerto ya? Tal vez no físicamente, pero si han muerto muchas cosas de nosotros a lo largo de nuestras vidas. Cada vez que nos pasa algo trágico, pasa la muerte a saludarnos y darnos el bello mensaje de la trascendencia, diría algo como “Da muerte a estas situaciones para que le puedes dar vida a momentos mejores”, por decirlo de alguna manera.

¿Cuántas veces has muerto? No debería dar miedo, pasamos por la muerte una y otra vez, al igual a través de la vida y el renacer, en un ciclo sin fin. Vamos al inframundo y volvemos a la claridad de la plenitud. ¿Cuántas veces has dado muerte a algo en tu vida? Son muchas veces ¿Verdad? Desde un insecto, hasta relaciones, comportamientos, actitudes, creencias y en estas últimas quiero hacer especial énfasis.

Suena precioso decir, estoy cambiando mis creencias limitantes. ¿Qué pasaría si dijeras “estoy dando muerte a las creencias que limitan mi potencial”? Dar muerte no para acabar con ellas, sino para que trasciendan a creencias que te ayuden a desarrollar lo más grande que eres. Así mismo, pasa con actitudes y comportamientos. Damos muerte a todo aquello que se convierte en obstáculo hacia lo que queremos en la vida.

Lo hacemos constantemente, a esto se le llama trascendencia. La muerte es eso, trascender a un estado pleno, que se llama vida. Especialmente en el Crecimiento personal, se le da mucha importancia a la trascendencia. Llegas a el porque quieres trascender, eso significa que quieres dar muerte a muchas cosas en tu vida.

La muerte abre camino a la vida

En muchas familias tenemos ejemplos sobre cómo la muerte da paso a la vida. Cuando muere un abuelo y en los días o pocos meses nace un nieto. El mismo sistema familiar se renueva una y otra vez. Pareciera que tiene mente propia, sabe hasta dónde debe llegar e impulsa una nueva energía, por medio del nacimiento de otro miembro de la familia.

Así mismo, nos renovamos nosotros. Nuestro cuerpo tiene su propio proceso natural de muerte y vida, las células lo saben y no tienen miedo de atravesar la trascendencia del destino que tienen. Al contrario, saben que solo así pueden sostener la Vida de la persona en la que habitan.

De esta manera, es que la vida y la muerte se apoyan. Una sostiene a la otra en ese ciclo y no hay poder externo que lo altere.

Tentamos a la muerte, porque tenemos miedo de vivir. 

Y es que morir es más fácil, más placentero, es una corta aventura que finaliza con un suspiro. En cambio, vivir requiere demasiada carga, demasiada responsabilidad. Morir es suave, vivir es áspero. Morir es rápido, vivir es lento. Así podemos hacer una larga lista de antónimos que abarcan estos dos polos, por los que nos movemos a diario.

La vida te exige, la muerte te seduce. Por eso es tan fácil entregarse a la muerte, cada vez que fumamos, bebemos, comemos sin control, tenemos sexo sin consciencia desbocándose en lo insaciable, etc… Porque es placentero, seductor, y nos da de poco parte de esos suspiros de muerte. Muchos se lamentan por ello, sin embargo lo siguen haciendo una y otra vez incontrolablemente. Viven muriendo en esos breves y excitantes acercamientos a la muerte.

¿Tienes miedo de vivir o miedo a seguir muriendo?

Pero no bastan las lamentaciones y en muchos otros casos el arrepentimiento. Quienes no trascienden esa manera de sobrevivir, difícilmente comprenderán lo que digo. Se pueden lamentar por llevar una vida de M… pero si no decides trascender, dar muerte a lo que limita que la vida se apodere de todo tu ser, no podrás generar en tu vida ese cambio.

Respeta a la vida y ella te dará todo lo que quieras. Espero no haber sido tan dura, no soy perfecta. También he tenido mis tiempos en los que tentaba a la muerte irrespetado mi propia vida. Pero ahora estoy aquí, después de muchos renaceres, arrepentimientos, lamentaciones y una sola decisión “Trascender o morir a todo lo que era”. Para decirte, que no es sino hasta que respetes tu vida, hasta que dejes el miedo de vivir que la vida te dará todo lo que le pides, incluso si sientes que no lo mereces, automáticamente se activará la ley de compensación del Universo.

Hasta aquí este artículo de mi desafío personal #365escribiendo

Déjame un comentario aquí abajo o en mis redes sociales. Gracias por seguir acompañándome en esta aventura. Suscríbete a mi newsletter y recibirás apartir de esta semana todas las actualizaciones de mi blog, así no te perderás ningún artículo. El área de suscripción está al final de esta página.

Te abrazo desde éste EL RINCÓN DONDE ESCRIBO.

Con Amor,

Skarlet

Quizas también te interese leer…

No te has fallado

No te has fallado

Cuando empezamos un proyecto, naturalmente, sabemos cuál es el resultado que queremos y tenemos una hipótesis del camino que vamos a tomar, pero no...

La aceptación es el camino

La aceptación es el camino

Este artículo es acerca de cómo aceptarte tal y como eres, ser feliz reconociendo tus luces y sombras, la aceptación es el camino. Dejar de lado el...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies