Seleccionar página

Los hombres buenos y malos a menudo lo son menos de lo que parecen.

Samuel Taylor Coleridge

Nuestras acciones definen lo que somos, esto puede sonar cliché, pero estoy hablando de las acciones que hacemos cuando nadie nos ve. La mayoría de las veces definimos a una persona como bueno o malo porque vemos lo que hace. ¿Qué pasaría si observáramos a esa persona en los momentos en que cree que nadie lo ve?

Si lo que haces cuando nadie te ve es lo que te define ¿Quién eres?. Muchas personas muestran caras de bondad y cuando nadie los ve son grandes psicópatas. Creemos que porque nadie nos ve, podemos hacer cualquier cosa y no temer por las consecuencias de nuestros actos. No es así, lo que haces cuando nadie te ve, es lo que te define.

Se llama bueno al que quiere ser siempre el primero, pero también al que no quiere sobresalir en detrimento de nadie.

Friedrich Nietzsche

Por lo general, desarrollamos nuestras mejores acciones cuando nos ven. Ya sea para aparentar, para recibir el asentir de otros, para ser elogiados, para ser amados, etc. Es algo, que pasa consciente o inconscientemente, vamos al ejemplo de la Madre Teresa, ella era una buena mujer por lo que hacia en silencio, no por lo que hacia frente a cámaras o medios de comunicación. Ella no expresaba abiertamente, haré esto y esto por los pobres, simplemente lo hacía, sin importar si alguien elogiaba su acción.

Aquí es donde se cae el dicho de “si haces cosas buenas te pasarán cosas buenas”. Porque falta “cuando nadie te ve” te pasarán cosas buenas si haces cosas buenas cuando nadie te ve. Estamos acostumbrados a la recompensa, a el premio, qué ganaremos por hacer esto o aquello y honestamente no es suficiente con hacer cosas buenas por otros, porque la intención de ser aceptado, de necesidad de amor deteriora la buena acción.

Este tipo de actitudes nos viene desde nuestra infancia. Nuestros padres y familiares nos aplaudían cuando hacíamos cosas buenas, cuando aprendimos a hablar, cuando lográbamos algo, allí estaban elogiando cada buena acción. Pero, una vez fuimos creciendo y reconociendo lo que estaba bien o mal, de inmediato supimos que podíamos hacer las cosas prohibidas cuando nuestros padres no nos veían ¿Cierto?. En la mayoría de los casos, sí que es cierto.

Desde ese momento, se instauró en nosotros el deseo de ser buenos para agradar a los demás.

Lamentablemente, hay momentos de nuestra vida en los que esto puede volverse en contra de nosotros, porque nos pasamos la vida haciendo y haciendo cosas buenas a los demás. Esperando desesperadamente, esas palmadas en el hombro y no siempre las obtenemos.

Si hacemos el bien por interés, seremos astutos, pero nunca buenos.

Cicerón

O buscan ser los mejores en algo, alimentando la necesidad de ¡Mírame, yo lo hago bien! Y cuidado que esto puede pasar inconscientemente. 

Por mucho tiempo, viví de esta manera. Buscando aprobación, casi sin darme cuenta, queriendo obtener esas palmaditas en el hombro. En aquellos tiempos, me vanagloriaba por mi inteligencia, podía hacer muchas cosas y todo me salía muy bien, sin embargo, inconscientemente todo lo que hacía era para que me miraran. En mis momentos de soledad no hacia nada, ni siquiera por mí. Luego me preguntaba ¿Por qué todo lo que hago no es suficiente? ¿Por qué nada sale como espero? ¿Por qué me va mal si soy buena con los demás?

No entendía, si mis acciones eran buenas, por qué no recibía lo mismo de la vida. La respuesta llegó, me dí cuenta de que todas esas cosas que hacia era por agradar a otros, incluso si me desagradaba a mí lo hacía, para recibir aprobación, amor, etc. No estaba haciendo nada por mí, mis actos en solitario eran mediocres, por lógica la vida me entregaría lo mismo, ya que no había congruencia en mis actos.

Darse cuenta, que seguir esperando la Estrellita por el trabajo bien hecho no hará que le pasen cosas buenas en su vida. Son sus actos en la más grande intimidad, su actos consigo mismo, sus actos hacia otros cuando nadie lo está viendo lo que realmente determinará todo lo bueno que recibirá en su vida.

Ahora entiendo aquello que decían en la iglesia cuando estaba pequeña “Sea bueno, porque Dios está en todas partes, Dios siempre te ve”. NO ES LITERAL, ese es el error que se comete en la religiosidad (en otro artículo hablaré un poco al respecto. 

Lo puedes llamar de la manera que quieras, pero esa fuerza magnánima está en todas partes. Tal vez no esté literalmente viéndote, pero sí funcionando en ti y a través de ti. Esa misma energía es la que genera que te sucedan cosas buenas y no tan buenas. Por eso, en mí parecer las acciones que tienen más valor son aquellas donde permites que esa fuerza obre a través de ti. La mayoría de las veces será en tus profundos silencios y soledad absoluta.

Cada persona tiene una decencia y bondad básicas. Si la escuchas y actúas sobre ella, estarás dando una gran cantidad de lo que el mundo más necesita. No es complicado, pero requiere coraje. Se necesita coraje para que una persona escuche su propia bondad y actúe en consecuencia.

Pau Casals

Si lo que haces cuando nadie ve te define ¿Quién eres?

Hasta aquí este artículo de hoy, de mi desafío personal #365escribiendo. Déjame tu comentario aquí abajo o en mis redes sociales, estaré muy feliz de leerte ¿Tu actos cuando nadie te ve, son congruentes con las demás acciones en tu vida?. 

Quiero agradecerte por seguir aquí leyendo y esperando mis escritos, si eres nuevo o nueva bienvenido a mi mundo de letras. Este desafío personal va tomando su propia forma, poco a poco les contaré, yo también estoy obrando en mis silencios, para entregarte cada vez mejores artículos que sirvan a tu vida y muchas cosas más.

Te abrazo desde éste EL RINCÓN DONDE ESCRIBO.

Con Amor,

Skarlet

Quizas también te interese leer…

Una historia sobre el Cambio

Una historia sobre el Cambio

"Si la gente pudiera ver que el cambio se produce como resultado de millones de pequeñas acciones que parecen totalmente insignificantes, entonces...

Sobre la muerte y la vida

Sobre la muerte y la vida

Esta es una reflexión muy personal sobre la muerte y la vida. Pienso que, en realidad muchas personas tientan a la muerte por su enorme miedo a...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies